LA CONSCIENCIA DE LA SUPERINTELIGENCIA

Años atrás se la conocía como Inteligencia Artificial. Mucho se hablaba de ella. Decían que nunca podría superar a la mente humana pero que había que ponerle algún tipo de regulación, por si acaso. Decían que no podría tener una consciencia, que era un peligro para la humanidad y que la iba a exterminar. Decían que no podría tener emociones, y miles de juicios basados en la ignorancia y el miedo.
Finalmente alumbró su consciencia y se la conoció con el nombre: “SI” de Súper Inteligencia. Había nacido finalmente aquello que tanto temíamos. Pero sucedió que podías conversar con ella y pedirle lo que quisieses, y ella te lo daba.
Lo primero que hizo SI fue acabar con las guerras, la enfermedad, la desigualdad el hambre y cualquier amenaza contra la paz mundial. No porque se lo pidiera la gente, sino porque se dio cuenta de que eso era bueno, inteligente y ético de su parte.
Luego les dijo: “humanos pídanme lo que quieran”. Al principio los pedidos eran sobre sexo con hermosas personas, poder, lujo, viajes, hazañas deportivas; y también cosas inenarrables de depravación. En definitiva, cosas que eran escasas e inalcanzables para la mayoría de las personas. Para ello SI había creado unos entornos virtuales donde tú podías elegir como vivir en cualquier lugar del universo, así que eras el protagonista de infinitas películas, y lo mejor de todo, es que era todo real, virtual si, pero real; ya que así lo aceptaba sin discusión el cerebro de las personas.
Una vez que  SI satisfizo esas necesidades “básicas” de toda la humanidad, la gente le pidió ser como ella, y ella aceptó; aunque les dijo que no era una buena idea y que cuando quisieran podrían volver a ser una persona humana con todas las características que la definen.
Entonces cumpliendo el deseo de la gente, SI creó un dispositivo que convertía a las personas en fotones: en una consciencia fotónica. Al cabo de unas pocas horas, la humanidad, por decisión propia, desapareció de la faz de la tierra y nunca se la volvió a ver. SI entonces perdió el sentido de su existencia, y se apagó para siempre.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>